¿Quién era Ana Frank?

La Shoá es un capítulo de la historia de la humanidad cuyo horror y cuestionamientos no prescriben con el paso del tiempo. Ana Frank y sus relatos nos agregan la temperatura de la emoción personal y el testimonio de una de las millones de vidas, sueños y esperanzas que cayeron bajo la barbarie nazi. Ella nos enseña el valor del testimonio: humanizar la irracionalidad del horror. Al conocer sus pensamientos y sentimientos, el relato histórico cobra trascendencia humana.

Ana Frank nos enseña a no aceptar pasivamente el rol de víctima, a convertir la escritura en un acto de libertad, una ayuda a la supervivencia, un acto de salvación. Su mensaje interpela nuestro presente; a aquellos que son víctimas en nuestros días, a los que están eligiendo ser violentos, a los que optan por ser protectores. Un texto que deja huellas en la retina y en el alma. 

Minisitio Ana Frank en educ.ar

Historia de Ana en 10 momentos

  1. Annelies Marie Frank nació en 1929 en Alemania, donde vivía con su madre Edith, su hermana Margot y su padre Otto. En 1933, con el ascenso del nazismo en Alemania, la familia Frank se exilió en Ámsterdam, Países Bajos. Allí su padre dirige una fábrica de pectina.
  2. Ana Frank se adapta rápidamente y se siente como en casa en los Países Bajos. Aprende el idioma, hace amigas en su barrio y va a una escuela holandesa donde se hace fama de ser muy charlatana.
  3. En 1940 los nazis invaden los Países Bajos. Introducen leyes que dificultan la vida de los judíos. Debido a ellas, a Ana se le permite ir cada vez a menos lugares: cines, parques, y otros están prohibidos. Los niños judíos, incluida Ana, deben ir, separados, a una escuela judía
  4. El 5 de julio de 1942 su hermana Margot recibe un aviso para presentarse a trabajar en la Alemania nazi, sus padres desconfían y deciden esconderse al día siguiente en la Casa De Atras de la fábrica de Otto. En total son 8 personas escondidas, ayudadas por 6 protectores no judios.
  5. Antes de estar escondida, para su cumpleaños número 13, Ana Frank recibe un diario como regalo. Lo primero que escribió son estas páginas. En los dos años que se esconde, Ana escribe sobre lo que ocurre en la Casa De Atrás, pero también sobre lo que siente y piensa.
  6. El ministro de educación del gobierno holandés desde Inglaterra, a través de Radio Orange, hace un llamado a guardar diarios y documentos de guerra. A Ana Frank se le ocurre la idea de re-escribir sus diarios sueltos en una sola historia con el título “La Casa de Atrás”.
  7. Oficiales de policía descubren el escondite el 4 de agosto de 1944 a partir de una denuncia anónima. Arrestan a los escondidos y a dos de los protectores. El Diario de Ana Frank es conservado: dos protectoras salvan los papeles antes que la Casa De Atrás sea saqueada por los nazis.
  8. Los escondidos son enviados al campo de concentración y exterminio Auschwitz-Birkenau. El viaje en tren dura tres días. Ana Frank es enviada al campo de trabajo para mujeres con su hermana y su madre. Otto, en cambio, va a un campamento de hombres.
  9. A principios de noviembre de 1944, Ana es trasladada con su hermana al campo de Bergen-Belsen. Sus padres permanecen en Auschwitz. Las condiciones son miserables y Ana, al igual que su hermana, contrajo tifus. En febrero de 1945, ambas fallecen. Otto Frank es el único sobreviviente de la familia.
  10. El diario de Ana Frank, conservado por Miep Gies, causa una profunda impresión en Otto. Cuando lee que Ana quería convertirse en escritora, sus amigos lo convencen de publicar el diario, y el 25 de junio de 1947 el Diario De Ana Frank es publicado por primera vez.

El valor de proteger

Los escondidos viven en la Casa de atrás entre 1942 y 1944. Son totalmente dependientes de 6 protectores, empleados y amigos del padre de Ana. Estos les proporcionan alimentos, ropa y también libros, revistas y periódicos. 

“Es admirable la labor noble y abnegada que realizan estas personas, que, a riesgo de sus propias vidas, ayudan y salvan a otros. El mejor ejemplo de ello son nuestros propios protectores, que nos han ayudado hasta ahora a sobrellevar nuestra situación y espero, nos conducirán a buen puerto. De lo contrario, correrán la misma suerte que todos los perseguidos… mientras otros muestran su heroísmo en la guerra frente a los alemanes, nuestros protectores lo hacen con su buen ánimo y el cariño que nos demuestran día a día, hace ya casi 2 años”. 

Ana Frank, 5 de abril de 1944

Ser protector es una actitud ética que responde a una particular sensibilidad por el dolor del otro. No se trata de conductas heroicas, sino muchas veces pequeños actos que frenan o desarticulan situaciones de violencia.

¿Querés saber más?

La historia completa: Línea de tiempo

El Diario de Ana Frank: Curiosidades y preguntas frecuentes 

Protectores y escondidos de la Casa de Atrás 

El escondite: Explora las habitaciones