29 Oct
  • By admin
  • 1242 Views
  • 0 Comments

Visita de Jacqueline Gies

El Centro Ana Frank tiene el honor de informar que ha invitado al país a Jacqueline Gies, de Berlín, Alemania, nieta de Robert Gies, oficial nazi responsable de la masacre de Lidice, ex Checoslovaquia. A partir del 9 de noviembre estaremos llevando adelante una serie de actividades junto a ella, de las cuales queremos invitarlos a ser parte.
Es objetivo del Centro Ana Frank Argentina poner en valor el testimonio de una familiar directa de un perpetrador nazi, asumiendo así una  responsabilidad frente al negacionismo, el antisemitismo y la xenofobia que se han acentuado en estos tiempos.
La preservación de la memoria de los crímenes perpetrados por el nazismo es una tarea que ha sido llevada a cabo, principalmente, por los sobrevivientes y descendientes de las víctimas. Sin embargo, entendemos que es necesario el involucramiento de aquellos familiares de victimarios que son críticos y se diferencian de ellos. Denunciar a sus padres o abuelos genocidas requiere de valentía, ya que supone asumir un posicionamiento de contundente oposición, cuestionamiento y repudio a sus familiares.  En este sentido, nos interesa que nuestro país tenga la oportunidad de conocer el inspirador testimonio de la Sra. Gies.
Es una contribución del Centro Ana Frank Argentina en la construcción de una pedagogía de la memoria en el fortalecimiento de la democracia.

¡Te esperamos!

Programa de actividades

Sobre Jacqueline Gies

Jacqueline Gies es hija de Robert Gies y nieta de Robert Gies padre. En 1997 el padre de Jacqueline comienza a investigar las acciones de Robert Gies en Praga.
Posteriormente ella también se une a la investigación para poder reconstruir el pasado, entender los fantasmas que atormentaban a su padre y dar respuesta a miles de preguntas. Su objetivo es poder mantener la memoria y rebelar la verdad de los crímenes cometidos por su abuelo que fueron ocultados y nunca fueron condenados.

En Praga, y especialmente en el monumento a los niños de Lidice, me invadieron sentimientos encontrados. ¿Puedo yo, la nieta de un asesino, estar aquí y rendir homenaje a las víctimas? ¿Tengo permitido pedir perdón en este lugar? ¿Puede haber absolución para los crímenes de mi abuelo? ¿Qué tienen que ver estos crímenes conmigo? En general, me siento avergonzada.” (Fragmento de su testimonio)

Sobre Robert Gies

Robert Gies nació en Colonia, Alemania, en el año 1902. Estudió abogacía y en el año 1930 se casó con Hilde con quien tuvo dos hijos, Hedda (nacida en 1931) y Robert (nacido en 1936).

En el año 1933 con el ascenso de Hitler al poder se unió al NSDAP, el partido Nacional Socialista Obrero Alemán (Partido Nazi).
En el año 1935 pasó a formar parte de la SS (Schutzstaffel, cuerpo de protección).

En el año ’36 nace su segundo hijo Robert (el padre de Jacqueline Gies) y un año después Gies pasa a formar parte de la SD, el servicio de seguridad cuyo director era Reinhard Heydrich.
Heydrich posteriormente sería nombrado protector de Bohemia y Moravia.
En el año 1939, luego que los nazis invadieran Checoslovaquia, Robert Gies y su familia se mudan a Praga. En Praga es nombrado asesor personal de Karl Hermann, quien era el Secretario de Estado del Protectorado de Bohemia y Moravia. Hermann era uno de los líderes de la SS y de la policía en Praga, el sistema de represión en la Checoslovaquia ocupada estaba bajo su mando.

En el año 1941 se divorcia de su esposa y ella vuelve a Alemania con sus dos hijos con quienes no vuelve a tener contacto hasta después de la guerra.

En 1942 la resistencia checa asesina a Heydrich, como consecuencia de ello el terror y la crueldad hacia los judíos y los checos aumentó incluso más. Robert Gies ideó y ordenó la destrucción de Lidice como represalia al asesinato de Heydrich. En el pueblo de Lidice se asesinaron a los 192 hombres que vivían allí, se enviaron a campos de concentración a 196 mujeres y 88 niños y los niños que se consideraron arios fueron dados a familias alemanas para ser ‘re-educados’.

Durante su servicio en Praga miles fueron sentenciados a muerte, deportados a campos de concentración, torturados y asesinados. En 1945, finalizada la guerra consigue escapar y evitar ser sentenciado, mientras que su superior Frank es condenado a muerte en Praga.

Robert Gies se esconde en un monasterio y cambia su nombre a Peter Corres. En 1950 vuelve a utilizar su nombre y lidera un centro juvenil de Caritas en Alemania, posteriormente trabaja en una oficina gubernamental. En el 1959, mientras continúa su trabajo gubernamental una investigación legal inicia en Praga y en 1963 es acusado de la matanza de ciudadanos checos. El estado de Checoslovaquia lo demanda pero un año después es absuelto.

Robert Gies muere en 1974 sin ser condenado por sus crímenes y continuó trabajando hasta que se retiró tempranamente a pesar de las manifestaciones frente a su oficina.

 

ETIQUETAS:
    Not Tags