Centro Ana Frank Argentina

http://centroanafrank.com.ar

Dos ganadoras del Concurso Literario y de Proyectos de Iriondo comparten su experiencia

Todo comenzó cuando propuse leer “Bajo La Misma Estrella” en mi grupo escolar; amaba cada hoja de ese libro y soñaba con poder viajar a Ámsterdam o simplemente tener algún recuerdo o fotos de la Casa de Ana Frank.
Cuando me dijeron que una muestra itinerante llegaba al departamento Iriondo no lo pensé dos veces y me anoté a la capacitación como guía. Los días que se realizó el curso tuve un viaje inesperado y me sentía mal porque verdaderamente quería seguir conociendo la historia de esta joven y lo que vivió el pueblo judío.
A los dos meses mi profesora de lengua me manda las bases de un concurso organizado por el Centro de Ana Frank Argentina y no podía dejar de participar; no tuve desde el primer momento mucho entusiasmo porque participarían muchas personas y pensé que no iban a leer mi cuento ya que todos se basarían en el mismo tema. Para poder escribir el cuento tuve que interiorizarme en lo que fue el holocausto. Lo que vivió Ana me marcó, porque entendí cada momento de lo escrito en su diario.
Quedé preseleccionada y viajamos con otras siete personas a Buenos Aires, En el C.A.F.A nos atendieron muy bien y nos hicieron sentir cómo en familia. El primer día conocimos todo el centro e hicimos actividades relacionadas con el holocausto y el golpe de estado en Argentina; lo que más me impactó fue la representación del escondite de las dos familias judías. Nunca pensé que esa biblioteca se podía abrir y que íbamos a encontrar el lugar perfectamente igual a como lo describe Ana en el diario; sin dudas fue lo que más me impresionó.
El segundo día trabajamos la técnica del proyecto; en ese momento me sentía perdida, nunca había hecho uno y no sabía cómo empezarlo.
Cuando llegue a mi casa estaba intranquila y no paraba de pensar ideas para pasarlas en un papel y empezar a escribirlo, e idealizarlo junto a mi mamá. Mi proyecto tampoco fue fácil, tuve que investigar para poder llevarlo a cabo. Siempre intenté ponerme en el lugar del otro, creo es la mejor manera de poder escribir; con el corazón.
No voy a negar que decidí abandonar cinco veces, pero ahí estaban todos mis seres queridos dándome fuerzas para que no deje de lado mi sueño.
Fuimos a Buenos Aires los siete y dimos el coloquio; estaba muy nerviosa, creo que nunca me había sentido así. Cuando terminamos de pasar todos nos dieron los resultados y mi nombre estaba entre las personas que viajaban a Holanda, estaba aturdida y no sabía si había ganado o estaba entre los que no viajaban, hasta que la mire a mi compañera y me di cuenta de que estábamos seleccionadas.
No quiero dejar de agradecer a la senaduría del departamento Iriondo que nos da la posibilidad de viajar, al C.A.F.A, mi familia, mis amigos, mis compañeros del concurso, mis profesores desde el primero al último, mi escuela y a mi ciudad.

Luciana Vignolo

——————————-

Cuando a fines del año 2014 nos informaron del concurso en mi escuela, quise inscribirme, principalmente, porque me había aferrado a la historia de la joven Ana Frank, a los sucesos históricos referidos a la Segunda Guerra Mundial y al holocausto. El concurso se basaba en escribir cuentos, ensayos e informes literarios sobre los temas mencionados; entonces decidí participar con el fin de expresar mis conocimientos en éste. Siempre estuvo presente el resultado del concurso, pero de alguna manera nunca me imagine que iba a quedar preseleccionada. Es entonces que cuando me informaron que tendríamos que viajar me puse muy contenta; de alguna manera, quedar elegida en aquella instancia fue muy importante para mí.
Cuando llegamos al Centro de Ana Frank, la experiencia en la capacitación fue maravillosa. Desde el aprendizaje que me llevé, hasta sentirme como en casa, bien tratada y rodeada de personas extraordinarias. Por otro lado, la idea de tener que realizar un proyecto sobre inclusión y la convivencia escolar, me inquietaba un poco. Los días que siguieron luego de la capación fueron drásticos para mí. Estaba segura de lo que quería cambiar, y era la violencia socio-escolar que podemos ver en la actualidad, pero también, era la primera vez que realizaba este tipo de proyecto. Puse todo mi empeño en este trabajo, le dedique mucho tiempo, me contacté con la gente que necesitaba para finalmente concretar el proyecto y terminarlo. Tengo que reconocer que me costó demasiado y que quise abandonar muchas veces, es por eso que tengo que agradecer a mi familia, a mi escuela y a mi profesora de historia que estuvieron a disposición de lo que yo necesitaba para la realización del proyecto.
Una vez entregado, quedaba esperar a que nos llamaran a coloquio. Los días se hicieron interminables pero al fin llegó el momento y tuvimos que viajar a Bs As nuevamente. Creo que nunca estuve más nerviosa como en esta situación. Cada uno tuvo su turno y allí, los finalistas resolvimos que todos éramos ganadores por haber llegado a las instancias en las que nos encontrábamos, y que íbamos a llevar a cabo nuestro proyectos ganáramos o perdiéramos.
Entonces el jurado se acercó a darnos los resultados. Debo mencionar que realmente sentía que no iban a elegirme, y fue así que cuando escuché mi nombre entre las ganadoras, tuve que preguntarme a mi misma si me habían mencionado. Como dijo una compañera en ese momento, son sentimientos encontrados, no hay manera de explicar lo que sentí en aquel instante. Era increíble, principalmente porque había sido una meta logada por mí y por nadie más; claramente nunca me ocurrió algo similar. El shock fue muy grande, hasta creo que duró 24 horas, sin exagerar.
Desde aquel momento, mi más sincero agradecimiento al Centro de Ana Frank y al Senado que permitió desde un primer momento el contacto con el establecimiento en Buenos Aires. La realización de los textos, la capacitación, el encuentro con hermosas personas y principalmente, el viaje a realizar a la ciudad de Ámsterdam, es una experiencia completamente inolvidable para mí, que satisfactoriamente quedará guardada en mi corazón.

Leonela Simoncini

Última modificación: 4 de mayo de 2015 a las 13:32